La Shanghai Tower ya ha sido completada y es inmensa

Torre en Shanghai

El pasado año 2015 terminó con una importante noticia: el final de la construcción de la Shanghai Tower, un rascacielos de China que se establece como el segundo más alto del mundo. Con su altura de 632 metros no ha conseguido superar al líder en este sentido, el Burj Khalifa, que desde Dubái logra mantener su liderazgo (al menos de momento) con 828 metros de alto. El objetivo de la empresa Gensler, que se ha ocupado de este proyecto, no era convertir este rascacielos en el más alto, pero sí aspiraba a situarlo en una de las primeras posiciones.

Está en el distrito de Lujiazui, en Shanghái, y se representa por lo curioso de su diseño. En busca de identificar esta torre de muchas otras que han arañado los cielos en el pasado, lo que han hecho sus diseñadores ha sido proporcionarle un aspecto en forma de espiral. Era imprescindible hacer algo distinto, sobre todo porque siempre se ha intentado que fuera una representación de la filosofía de vanguardia en la creación de edificios.

Por ahora el edificio todavía no ha sido inaugurado, pero será algo que posiblemente ocurra dentro de poco tiempo a la vista de lo que se está comentando en la prensa internacional.

Cuando el edificio esté completado y disponible para su visita, nos encontraremos con todo tipo de elementos que llenarán su espacio. Habrá oficinas, un centro dedicado a convenciones, tiendas y espacios que se utilizarán para actividades culturales. No faltará un hotel de gran lujo que tratará de incentivar que el edificio sea visitado por miles de personas todos los días. Si bien desconocemos aún las tarifas de las que hará uso el hotel, quizá no sería una mala idea alojarnos en él, aunque ya avanzamos que encaja en la categoría de lujo.

Aunque el edificio está completado no será hasta verano cuando todas las instancias se habrán inaugurado. Este tiempo que nos separa de la apertura se utilizará para que la estructura reciba todos los permisos pertinentes y con el objetivo de que los inquilinos se instalen de forma adecuada en sus espacios. Todo forma parte del proceso habitual que requiere la apertura de un gran gigante como el que llega a Shanghái dispuesto a convertirse en una referencia.

No olvidemos que pronto la Shanghai Tower dejará de ser el segundo edificio más alto del mundo, puesto que el primer puesto se lo llevará la Kingdom Tower de Arabia Saudí.

Vía: The Washington Post

La Shanghai Tower ya ha sido completada y es inmensa es un post de Donde Viajar










Esta entrada fue publicada en edificios, Megaedificios, Shanghai, Viajar. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.