Normas extrañas que te sorprenderán de Singapur

Viajar a Singapur

Algunos países tienen costumbres que nos sorprenden, principalmente porque son tan distintas a las nuestras que es inevitable chocar. Singapur es, sobre todo, un lugar en que esto nos ocurre, dado que tiene algunas normas extrañísimas. Y conviene conocerlas si tenemos intención de visitar el país, porque de esta manera nos ahorraremos muchos sustos, multas y situaciones adversas que no podamos superar salvo con un poco de ayuda.

Una de las cosas que están prohibidas es vender y comer chicle. ¿Chicle? Así es, simple chicle. El único tipo de chicle que está permitido es el de nicotina y el que no tiene azúcar y se utiliza para la salud dental. Pero el chicle normal y corriente, el que tiene azúcar, ese tenemos que evitarlo por todos los medios posibles. Las multas por comer chicle son habituales. Está prohibido debido a lo mucho que ensucia y a lo que gasta el país en limpieza para librarse de todos los que se dejan pegados por ahí.

Los cariñitos en público no solo no están bien vistos en Singapur, sino que tienen amenaza de multa. Te recomendamos que, si viajas en pareja, abraces a tu persona querida, que le des la mano o que le des unos besitos suaves, pero nada más allá de esto.

El metro es uno de los lugares de Singapur donde tenemos que ser más cuidadosos. Este método de transporte está extrañamente controlado en la región. Como en otros países, no se puede comer o beber dentro de los vagones, pero además en este caso se persigue a todas las personas que actúen de una forma sospechosa. Hay un botón que se puede pulsar a modo de alarma si creemos que hemos visto a alguien que ha actuado de manera poco normal. Mejor comportarse calmadamente y no hacerse notar, por si las moscas.

Otro problema en Singapur lo tienen los zurdos, dado que la mano izquierda está relacionada con el uso del baño y en principio no está bien que la usemos para nada más. Suena muy raro, pero hay que decir que ser zurdo en Singapur es un grandísimo problema. Otra multa nos la podemos llevar si orinamos en un baño público y luego no tiramos de la cadena.

Y estas son solo algunas de las extrañas leyes que hay en Singapur. Extrañas para nosotros, dado que para sus habitantes es lo más normal del mundo tal y como suele ser ocurrir.

Foto: cegoh

Normas extrañas que te sorprenderán de Singapur es un post de Donde Viajar










Esta entrada fue publicada en Consejos para el viajero, Singapur. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.